Gonzalo de Berceo
HIMNOS

 

   Veni Creator Spiritus pleno de dulše lumne,
Visita nuestras mientes de ]a tu sancta lumne.
Purga los nuestros pechos de la mala calumne,
Implelos de tu grašia commo es tu costumne.
   Tu eres con derecho dicho confortador,
Dono dulz prešioso de Dios nuestro Sennor,
Fuent viva, fuego vivo, caridat e amor,
Unšion con que sana la alma pecador.
   De la tu sancta grašia, de la tu caridat
Manan los siete dones de grant actoridat :
Tu eres dicho dedo del Rey de magestat,
Tu fašes a los barbaros fablar latinidat.
   Enšiende la tu lumne en el nuestro sentido
Que ayan nuestras almas en ti amor complido:
La pereza del cuerpo que anda amortido
Sea resušitada por el tu don complido.
   Del mortal enemigo tu grašia nos defienda,
Danos commo vivamos en paz e sin contienda :
Tu sei guion nuestro, cubranos la tu tienda
Que escusar podamos toda ma]a fašienda.
   Danos sen que sepamos el Padre entender
Avueltas con el Padre al Fijo connošer:
De ti commo tengamos creenšia e saber,
Commo eres con ambos un Dios e un poder.
   Loor sea al padre e al su engendrado:
A ti Creator Spiritus, de ambos aspirado :
El Fijo que por nos fo en cruz martiriado
Envienos la grašia del Spiritu sagrado. Amen.
   Ave Sancta MarÝa estrella de la mar,
Madre del Rey de gloria que nunqua ovist par,
Virgo todas sazones, ca non quisist pecar
Puerta de pecadores por al šielo entrar.
   A ti fue dicho Ave del angel Gabriel,
Vierbo dulz e suave plus dulše que la miel:
Tu nos cabten en paz, madre siempre fiel
Tornˇ en Ave Eva la madre de Abel.
   Solvi los pecadores que iašen enrredados,
Da lumne a los šiegos los que andan errados,
Tuelli de nos los males que nos tienen travados,
E ganannos los šienes de qui somos menguados.
   Demuestrate por Madre, muevate piadat,
Ofreši nuestras prešes al Rey de magestat,
Acabdanos la grašia por Dios e caridat,
Del Fijo que en ti prÝso umanidat.
   Virgo madre gloriosa singular e sennera
Plena de mansedumbre, plus simple que cordera,
Tu nos acabda, madre, la vida verdadera,
Tu nos abri los šielos commo buena clavera.
   Tu guia nuestra vida que non la enconemos,
Tu sei nuestra via que non entropešemos :
Tu nos guia, sennora, quando daqui iremos,
Commo a Dios veamos, con Úl nos alegremos.
   Loor sea al Padre, al Fijo reverenšia,
Onor al Sancto Spiritu non de menor potenšia,
Un Dios e tres personas, esta es la creenšia,
Un regno, un imperio, un rey, una essenšia. Amen.
   Tu Christe que luz eres, que alumnas el dia
Que tuelles las tinieblas, fašeslas ir su via,
Bien creo que luz eres, lumne de alma mia,
E que predigas lumne e toda bien fetria.
   Sennor e Padre Sancto, a ti meršet pedimos.
Por ti en esta noche seamos defendidos
Que folguemos seguros de nuestros enemigos,
Ayamos noche buena los de ti redemidos.
   De suenno de part mala non seamos tentados,
Del enemigo malo non seamos hollados,
Non consienta la carne al rey de los pecados,
Que da malos conseios, sušios e enconados.
   Los oios prendan suenno, commo es su natura,
Los corazones velen, esto es derechura:
Defienda la tu diestra sancta de grant mesura
Los siervos que te aman, oran la tu figura.
   Torna a nos tus oios, tu, nuestro defensor,
Refieri al diablo, un mal envaidor ,
Gobierna los tus siervos, tu, buen gobernador,
Los que con la tu sangre comprast con grant dolor .
   Sennor, de nos te miembre, denna nos defender
Que non pueda la carne la alma confonder:
Sennor que por las almas quisist passion prender
Tu non nos desampares, nin nos desses perder .
   Tu, Padre de los šielos en todo poderoso,
Con el Fijo qual tu non menos poderoso.
E con el Spiritu Sancto de donos grašioso,
Tu nos da fin perfecta, a las almas buen poso.AmÚn (1) (2).
(1) No dejˇ Gonzalo de Berceo de mencionar en sus poesÝas
diversos personajes, ya de la historia de su tiempo, ya de
Úpocas mßs remotas, como los reyes don GarcÝa de Nava-
rra, don Fernando I de Castilla, Alfonso VI y otros: ya
sucesos memorables, como la batalla de Alarcos y de Si-
mancas, con el tributo de las cien doncellas; ya poblacio-
nes de su patria y de los territorios cercanos, como Berceo,
San Millßn de la Cogolla, Nßjera, Tarazona, Cantabria,
etc.; pero ni son excesivas las alusiones que hace, ni de
tanto interÚs histˇrico o geogrßfico que requiriesen llamar
de continuo la atenciˇn del lector, como sucede en los
Cantares del Cid, cuyas continuadas referencias a perso-
najes, pueblos y costumbres son de innegable importancia.
(2) Al terminar Sßnchez la publicaciˇn de las PoesÝas de Ber-
ceo, a˝adiˇ, como por vÝa de ilustraciˇn, un elogio antiguo
de este poeta, que damos a conocer a nuestros lectores,
con las notas y observaciones mismas con que le enrique-
ciˇ el mencionado literato.
             

Obras Completas de Gonzalo de Berceo,
Instituto de Estudios Riojanos, Logro˝o 1974 

volver
Biblioteca  Gonzalo de Berceo

copyright ę www.vallenajerilla.com