EPITALAMIO A LOS SErĐORES
DON ANTONIO SARMIENTO DE ACUNA,HIJO DEL
CONDE DE GONDOMAR
I SENORA DONA ANTONIA,
SENORA DE SOTOMA YOR

 
Oye aplausos comunes Himeneo
que no comun demostrašion te piden
conque en dos almas premies un desseo
ya el dulce iugo con las frentes miden
de que corona compitiendo hermosa
y como en el saber en la eloquencia
del a Castor no hallarse diferencia
siendo Acu˝a y Sarmiento
en la fuerša, en la industria, en el talento.

Si penetrar le viste los humbrales
y el centro de la tierra como al Griego
que alcanšˇ con terrestres y nauales
da˝os ( despues que a Troia boluiˇ en fuego
t░ [ ┐ tÝtulo ? ] de prudente
y temes que se ajuste a la blandura
ya suspende la entena
el talamo es aliuio de su pena
a tus aras ofrece el hierro fuerte
buelto en blason de amor lo que fue muerte
en el solar que por antiguo es templo
y por haza˝as no imitado exemplo
tomo puerto pašifico trocando
la belica aspereša en lecho blando
alli como el que sale de las olas
(perdido su caudal, rota su naue)
que adora las arenas espa˝olas
no teniendo por graue
quanto pierde en el mar y en el mar hierra
con el intento de llegar a tierra
el nueuo Adonis suspendio la espada
y a Imagen digna el alma sacrifica
Imagen que mirada purifica
que en las riueras fertiles del Mi˝o
en lo puro del animo es Armi˝o.


Mirele tierno, dulce, grato amante
a pesar de imfortunios coronado
de aquella luz que tuuo por cuydado
siendole siempre norte relumbrante
conque ni en las tormentas
en su da˝o vorazes y sedientas
su corazon sintiˇ desmayo alguno
que fue su esfueršo asombro de Neptuno.


Mas que mucho si es hijo y heredero
del que juntˇ con arte y con prudencia
el Reyno de Breta˝a
con la inuencible Espa˝a
cassi casi traiendola a obediencia
de Philipo tercero
dandole en paz laureles de guerrero.


    Vierte JazmÝn Diana Venus Rosa
con que elegante el talamo te espera
llega que Juno ha sido la primera
ven que las manos el anillo prende
y odorifera luz el aire enšiende.


Si del joben esposo (aunque tan sabio
qu.e de las canas es su hedad agrauio )
temes porque tal vez quiša le viste
en la campa˝a belica mouiendo
la espada, auentajar al rayo horrendo
y hazer un campo alegre y otro triste
si viste de sus inclitos mayores
resucitar el nombre y las haza˝as
conuirtiendo los campos en monta˝as
con brašos como suios saluadores
si viste a Marte ocioso, y admirado
quando le vio de numero cercado
copioso de enemigos
para su estrago y paz de los amigos
si le viste igualar con la prudencia
los reparos y ofensas del azero
y en la tercera hedad ser consejero
de aquel que con prudente inteligencia
desarmo el Dan, el Godo, y el Britano
conque el Aguila tiene oyen la mano
el širculo Saxonico Germano
que fue de Gondomar Illustre Conde
y del Consejo de su Rey Consejo
solo en lo cuerdo y atinado viejo
la fama con ser suia le responde
pues aun illustra el marmol que le esconde
y no solo le ilustra que le anima
porque caracter de respecto imprima
en el que le mirare
y como en un milagro en el repare
y reparando en el venere adore
y lo que en el perdio su patria llore.


O quanto perdiˇ, o quanto
celebra tanto padre en hijo tanto.


Ven pues, y aunque es remora el respecto
premia virtudes de varon perfecto
ya que veniste, ya que en fin llegaste
mira, quan justo, quan feliz empleo
hiciste, quando mas lo recelaste
mira unidas dos almas a un desseo
tanto, que solo que admirar reserua
ver que una flor, aun en hedad acerba,
una luz aun apenas encendida
fragancia aliente, y resplandor de vida.


Esta es Norte en fin del nueuo esposo
deidad de la belleza
donde se incorporˇ la fortaleza

par animarse mas, donde reposo
como en los brašos de constante planta
hallˇ el noble sarmiento
que con tan firme apoio se leuanta
penetrando los terminos del viento
a adornar con mas luz el firmamento.


Desta concordia Espa˝a se promete
succesion que los Barbaros sujete
a1canšados con solo la noticia
que dandole tributo
trocaran en christiano el rito bruto
al derecho postrada la malicia,
y ofreše a su virtud desde oy el šielo
dilašion larga de la fee en el suelo.


Para que admires mas esta que admiras
es la que en tiernos a˝os
fue prudente con penas y con da˝os
y fue constante en la elecciˇn que miras
tuuo en su voluntad el ser esposa
del mayor mayoral que en las Espa˝as
llena de ouexas 1 valles y campa˝as
porque el sotomayor de todas ellas
es suyo como en nombre y en honores
en abundancia de gloriosas flores
de la mayor corona y cetro estrellas.


Alabese la stirpe illustre de Aro,
porque esta de su linea fue reparo
la de Vejar tambien que a su apellido
el mayor, el mas grande a sucedido,
encarezcanlo quantos a su nombre
anteponen tan celebre renombre.


Alabelo el condado de Camina
que se honrrˇ con prosapia tan diuina
y que tantos estados, o Hymeneo,
te dio que casi llenan el desseo,
Alabenlo mil Villas, mil Ciudades,
las mas blancas y prosperas edades
quando Saturno gouernaba el mundo
pues fue Sotomayor el mas fecundo
arbol a cuia sombra muchos Reyes
pudieron dar i sustentar sus leies,
arbol de donde el cetro mas constante
la lanza mas pujante
pareše que se hišieron y cortaron
pues los Reyes siguros gouernaron
de los Sotomaiores defendidos
no siendo sin su amparo obedešidos.


No porque el tiempo ha sido riguroso
con este heroico tronco en fuerte muro
en lo mas se halla menos poderoso
que siempre mas traumfante, mas seguro
al mas fauorecido tanto ecede 2
que competir aun con los siglos puede.


Bien que la suerte en el de varon falta
que suele ser dolor de los Mortales
restaurase en virtud de quien succede
que aunque muger, con su deidad la exalta
cuias altas virtudes son iguales
(no la humanemos tanto) son maiores
que quantas exageran los Anales
no solo verdaderos fabulosos,
que aun hišiera los Reynos venturos [os].


Tu, Hymeneo, que ya de cerca miras
no sin admirašion tanta hermosura
pues apenas de atonito respiras
alabarla procura
que la pluma pesada, el mortal labio,
en vez de hazerle honor le haz en agrauio.

 

           1 Antes: reses
           2 al que aborrecido mas ecede